Servicios bancarios auditados

Los servicios bancarios auditados son de las tareas que se han estado pendientes de realizar de una manera responsable.

En el pasado, la auditoría a los bancos era un proceso que a gran parte de la población le interesaba seguir, tal vez porque las ciudades eran un poco más concéntricas, no habían tantas personas en los bancos como clientes, y el capitalismo dejaba un espacio para que la gente del común accediera a saber de las finanzas en su más alto nivel.

Pero con el tiempo, lógicamente, la sociedad civil creció, se hizo notoria la falta de una mayor investigación a los bancos que nos se hiciese pública (por motivos de seguridad, principalmente), y ello también pudo hacer crecer a los bancos dentro del grupo de sociedades anónimas.

Es cierto que los servicios bancarios auditados no arrojan los mismos resultados de “choque” en todas partes, porque hay que considerar quiénes hacen este tipo de investigaciones o de sondeos: si el Estado mismo, o asociaciones independientes que regulan el servicio de los bancos de una manera que sea comprometida con el desarrollo de estos negocios o estas firmas.

Ya los servicios bancarios auditados no tienen el mismo valor que antes también, porque los usuarios deliberadamente han dejado que esta percepción vaya cayendo. Como ellos no tienen mayor interés que el de sacar dinero, dejar dinero, pedir prestado dinero, entonces para ellos incluso la información de los servicios bancarios auditados les parece totalmente irrelevante.

Por ahora, es necesario que se creen vínculos externos para que algunos clientes, por lo menos, sepan que el banco al que pertenecen trata de ser controlado e investigado por vías legales e imparciales. Esto tal vez crearía más credibilidad hacia los bancos, un área que además está perdiendo demasiado en términos generales.

Los servicios bancarios auditados no son algo raro; no son una exclusividad; no es algo que se hace cada temporada o dos temporadas con tal de darle contentillo a un grupo de gente, no. Es la oportunidad para afianzarnos de una manera u otra en el sentido de que podemos, por ejemplo, hacer muchas acciones que hagan que los bancos se aprendan a volver uno más uno con uno.

Bueno; esto ya depende también de la intención del cliente que, por supuesto, puede tener mayor o menos contacto con el banco en una u otra instancia. Los servicios bancarios auditados necesitan ser más conocidos, indudablemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Lista de bancos en alerta se amplía con ICBC

En un artículo anterior de bancosfinanzas.com habíamos constatado una lista de bancos en alerta, misma que hace muy poco se...

Cerrar