¿Qué es mejor para el bolsillo, comprar o alquilar casa?

En los últimos años el mercado ha cambiado radicalmente por lo que en la actualidad comprar una casa no es sinónimo de invertir nuestro dinero en un negocio seguro y exento de riesgos.

Lo que antes era un sueño para muchas personas en el mundo y  la mejor inversión que se podía hacer en la vida, ahora despierta dudas e incluso ha llegado a convertirse en una verdadera pesadilla para algunos.

Hasta hace unos años para la gran mayoría de las personas alquilar una vcasaes un gasto inútil. Al fin y al cabo, si debemos pagar cierta suma al mes, ¿por qué no invertirla en una casa que en un futuro puede llegar a ser de nuestra propiedad? Con esta creencia como baluarte, muchas personas decidieron pedir préstamos bancarios que hoy se ven imposibilitadas a pagar. Desde esta nueva perspectiva, el alquiler de casas se ha redimensionado, sobre todo entre las nuevas generaciones.

Los bancos tienen muchísimos inmuebles sin vender ha impulsado a que actúen como inmobiliarias que no solo venden sino que también alquilan a precios muy tentadores. Todo vale con tal de rentabilizar el inmueble. De esta forma, los precios de los alquileres también han disminuido significativamente. Además, la nueva reducción fiscal que se aplica a los inquilinos es otro aspecto que suele motivar la decisión de alquilar. De hecho, se podrá reducir hasta un 50 o 60% e incluso, si eres menor de 30 años, podrás deducir de tu rendimiento neto el 100% del precio del alquiler.

Adicional el alquiler ofrece una opción muy ventajosa en los tiempos que corren: la posibilidad de dejar la casa y transferirse a otra ciudad donde hayan más oportunidades de trabajo sin mayor problema. Sin duda, tener un hogar propio no facilita la movilidad sino que nos ata a una región e incluso nos obliga a recorrer largas distancias para ir al trabajo, con el consecuente desgaste físico y emocional que ello conlleva.

En muchos países casi siempre el propietario de la vivienda corre con los gastos derivados de los daños en las tuberías de agua o de gas, las instalaciones eléctricas, la rotura de cristales o los problemas de cerrajería. Sin embargo, esto no significa que los inquilinos no deban preocuparse por contratar un seguro. De hecho, si alguna avería se debe a una negligencia del inquilino, probablemente el propietario le reclamará el pago de los gastos en los cuales incurrió.

casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Lista de bancos en alerta se amplía con ICBC

En un artículo anterior de bancosfinanzas.com habíamos constatado una lista de bancos en alerta, misma que hace muy poco se...

Cerrar