¿Planificación financiera? ¡Preparada!

Siempre es bueno tener ahorrado algo de dinero para esos tiempos difíciles, muchas veces no sabemos pero se pueden presentar situaciones en la que lo primordial es tener a la mano ese dinerito, si eres organizada, responsable y sabes lo que quieres para tu vida la planificación financiera será un arma interesante que debes manejar.

La gestión de las finanzas personales es algo que cada día adquiere más relevancia ya que, además de asegurar un consumo futuro, proporciona cierta seguridad y control sobre tu patrimonio.

La planificación financiera es el proceso que permite obtener respuestas adecuadas a las decisiones de inversión. Consiste en varias fases, que pasan desde la mera recolección y ordenación de información, hasta la revisión y reajuste de la propia estrategia.

Primero debes tener en cuenta el patrimonio actual, para ello apuntarás en una lista los activos financieros que tengas, activos no financieros y pasivos (deudas a corto y largo plazo). A esto tendrás que añadir los flujos de caja futuros esperados, tanto los ingresos como los gastos de la unidad familiar o propios.

Una vez recopilada esta información verás cuáles son nuestros objetivos financieros, es decir, los objetivos de inversión que se pretenden alcanzar con el ahorro actual y futuro, y cuál es tu perfil de riesgo. A los objetivos tendrás que asignarles un valor monetario para poder ver cuándo necesitas para conseguirlo.

Lo siguiente será ratificar si los objetivos propuestos son factibles. Por ejemplo, si no tienes previstos ingresos elevados y tu patrimonio es limitado, lo normal es que no podrás comprar un equipo de fútbol en un plazo medio…  Para esto lo que debes hacer es:

  • Valor de lo que tienes = Sumamos nuestro patrimonio financiero actual + ingresos + flujos de caja netos
  • Valor de lo que necesitas = Coste del objetivo
  • Restas al valor de lo que tienes el valor que necesitas, el resultado será el Déficit, y es la rentabilidad que debes exigir a los mercados financieros.
  • Con esto verás que el objetivo de rentabilidad se ajusta al perfil de riesgo, ya que por ejemplo no puedes buscar una rentabilidad elevada si tienes aversión al riesgo. Si se ajusta sigues con el objetivo, si no se ajusta tendrás que buscar un objetivo más modesto que sea compatible con tu perfil.
  • Por último tendrás que llevar un seguimiento y cada cierto tiempo hacer una revisión de tu planificación financiera para hacer los ajustes que sean necesarios, ya que algunas situaciones personales o ajenas pueden influir en la consecución de tus objetivos.

planificacion financiera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Lista de bancos en alerta se amplía con ICBC

En un artículo anterior de bancosfinanzas.com habíamos constatado una lista de bancos en alerta, misma que hace muy poco se...

Cerrar