Cuarto intento de sanear la banca española fracasa

No se tienen buenas noticias con respecto a la banca española, sobre todo después de la incertidumbre por la decisión griega con respecto a la zona euro que podría afectar varias instituciones. El caso es el siguiente: si Grecia confirmara que su presencia en la zona euro es innecesaria, un camino similar podría tomar España de no tener una respuesta positiva hacia la situación de sus bancos en general. Esto, porque, en primer lugar, las inversiones hacia la banca están resultando escasas. Segundo; hay un mayor porcentaje de activos que no están cumpliendo la tarea de revitalizar los servicios bancarios.

Si bien es cierto que el concepto de los bonos bancarios en España experimentó un alza interesante, ello no fue suficiente para intentar descongestionar unas vías de cohecho que desde hace tiempo están obstruidas. En este caso, el mayor riesgo lo representan los prestamistas (hasta cierto punto), pues ellos tienen que delinear lo más pronto posible los costos con que el gobierno hará frente a un nuevo apoyo capital hacia el sector bancario. Y esta no es una tarea que se ejecuta de la noche a la mañana.

Los préstamos en mora fueron una de las alternativas que pretendió sanear de manera más diligente el contingente de la banca española. Lógico que se intentara hacer este tipo de intento, pero a un nivel mucho más profundo los mercados inmobiliarios han contado con una gran parte del problema como generadores de activos problemáticos. Lo que preocupa a muchos clientes en este caso es saber cuando disponer de sus ahorros en caso de un nuevo remezón, o bien, cómo pueden solicitar créditos con un panorama tan aciago.

El anuncio de reserva hecho por el gobierno español el 14 de mayo que debían hacer los bancos por un monto estimado de 30,000 millones de euros, sirvió para que ciertos negocios se recuperaran de un golpe que propiciaron los préstamos del sector inmobiliario. Un analista de crédito del Rabobank de Londres dijo que esta medida era del todo innecesaria, según él, porque mucha gente esperaba que se tomara una decisión sobre los “bancos malos”. Lo que en realidad pasó, fue, una nueva medida que redujo los márgenes de pérdida de los bancos.

Los activos inmobiliarios podrán ser mejor manejados por subsidiarias que se encargarán de los créditos principales, ha dicho el gobierno español. Pero del dicho al hecho hay mucho trecho, y sólo queda esperar que haya de verdad una decisión de veras imperativa.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Lista de bancos en alerta se amplía con ICBC

En un artículo anterior de bancosfinanzas.com habíamos constatado una lista de bancos en alerta, misma que hace muy poco se...

Cerrar