Cotización del oro en los mercados internacionales

Es claro que el oro puede aumentar significativamente su precio debido a algunas condiciones geopolíticas y financieras que favorecen claramente esta posición. La inestabilidad económica de Europa y Estados Unidos así como el constante tambaleo de la situación política de Oriente Medio, contribuyen a que los metales preciosos se muestren favorablemente caros.

La reducción de  los negocios del petróleo es igualmente un punto detonante que causa un efecto dominó en muchas economías aparentemente fuertes. No significa que el petróleo haya reducido significativamente su precio; es más, continúa al alza. Pero el crecimiento de la incapacidad para adquirirlo, de nuevo pone al oro en un escenario más que central.

Si se ponen en una balanza las utilidades generadas por muchos inversores con el petróleo y con el oro, la balanza se cae más del lado del metal amarillo. Así ha sido durante al menos las dos últimas temporadas, en las que la volatilidad del petróleo ha sido claramente un factor que no ha tenido del todo contentos a muchas personas que negocian exclusivamente con estos productos o que hacen parte de sus mayores relaciones de negocio.

Además, no podemos olvidar el impacto que generan las altas demandas de oro físico en naciones como China e India. Algo que sin duda contribuirá todavía más al alza del oro.

¿Y de qué cifra se podría estar hablando? Según una estimación de Firoz Merchant, presidente y fundador Pure Gold Jewellers que concedió una entrevista a Khaleej Times, el oro -claro, si se cumplen las expectativas de más compra y adquisición-, estaría financiándose entre 1.700 y 1.800 dólares la onza en los mercados internacionales.

Pero lo que más sorprende en sus declaraciones, es que la onza del oro perfectamente podría llegar en los próximos tres a cinco años a un precio de 3.000 dólares. Esta cifra escandalosa refleja que el oro sigue teniendo una importancia innegable dentro de muchos planes de financiación gubernamentales y empresariales independientes.

Aunque a veces se le da un tinte exclusivamente financiero a esta situación, no podemos olvidar los problemas que subsisten alrededor de la obtención del oro. Muchas empresas están empecinadas en comenzar extracciones de oro en lugares declarados por los gobiernos como áreas protegidas. Esto es lo que sucede actualmente con la multinacional canadiense Cosigo Resources, que quiere empezar a sacar oro de una parte de la cuenca del río Apaporis en la selva amazónica colombiana. ¿Trazos del progreso?

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Lista de bancos en alerta se amplía con ICBC

En un artículo anterior de bancosfinanzas.com habíamos constatado una lista de bancos en alerta, misma que hace muy poco se...

Cerrar