Clientes bancarios

Así como hay diversos tipos de instituciones bancarias y de servicios bancarios, no hay razón para no pensar que no hay clientes bancarios categorizados. Si usted es un cliente bancario de mayor o menor rango (es decir, que va a un banco con mayor o menor regularidad), tal vez pueda “encasillarse” en algunos de los tipos que encontrará en este artículo. Esto también sirve, sobre todo, para que nos demos cuenta de cuáles actitudes positivas y negativas tenemos como usuarios de un banco. Nosotros decidimos si queremos mejorar, o seguir igual; veamos:

-El cliente bancario desesperado. Con este tipo de usuario de banco, se pueden hacer varias ramificaciones. Porque es que existen varias clases de clientes bancarios desesperados que pueden resumirse brevemente en los siguientes. Existe el cliente bancario desesperado temperamental, aquel que ante cualquier paso del tiempo que considere un retraso intolerable o una situación que a su juicio (puede que tenga razón) sea reprochable, no duda en levantar la voz, sentar su voz de protesta y, a veces, meterse en problemas con otras personas.

Está el cliente bancario desesperado desapercibido; es aquel que hace las protestas pero no quiere dejarse ver. Por lo general se trata de una especie de “mentor” o de barrista de aquel que es cliente bancario temperamental. En otras palabras, anima a este en sus alegatos. Luego podemos encontrar al cliente bancario desesperado personalizado. Como su nombre lo indica, es la persona que necesita de algún servicio o una aclaración, y en una actitud altanera o nerviosa busca directamente a alguien en caja  o que actúe como representante del banco.

-El cliente bancario pasivo o tranquilo. Es aquel que sólo va al banco a realizar lo que necesita hacer. Realmente le interesa hacer su diligencia lo más rápido posible y si puede pasar sin llamar la atención, mejor para él. No está interesado en charlar con otras personas, ni en leer una revista, ni tampoco mirar las pantallas que tienen algunos bancos que muestran información de cierto interés.

-El cliente bancario descolocado. ¿Ha notado que algunas personas llegan a un banco, y dan la impresión de que no saben porqué están allí? Usted tal vez sea este tipo de cliente, y esto puede pasar por varias razones: porque no está acostumbrado a hacer este tipo de diligencias; porque le aburren o le incomodan tanto los bancos que hasta se olvida de lo que hay que hacer, o porque no entiende las explicaciones que le dan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Lista de bancos en alerta se amplía con ICBC

En un artículo anterior de bancosfinanzas.com habíamos constatado una lista de bancos en alerta, misma que hace muy poco se...

Cerrar