Bancos subterráneos

Los bancos subterráneos no se deben tomar por su nombre de manera textual, sino que es simplemente una manera de decir hasta dónde han caído, desafortunadamente, muchos servicios bancarios.

Esto no es algo raro ni nuevo; aun así, la cabida en este caso de la sorpresa y la decepción no puede ser algo bueno para una banca que se ha tomado como responsable, obediente y que trata de ayudar a la población más necesitada, en primer término. No se puede tampoco desconocer que la denominación de bancos subterráneos es una forma de alertar a las autoridades de control del Estado sobre el verdadero valor de las finanzas en sí.

No hay que mezclar las oportunidades globales con las inversiones  necias a las que son sometidas muchas instituciones de mercado que no pueden ser del todo digeribles. Es cierto igualmente que los bancos subterráneos van apareciendo a medida que el piso de la banca, por decirlo así, se está volviendo más inestable, y ello es algo que probablemente tiene que seguir consolidándose cuando no hay un grupo de inversionistas o de personas de control que hagan despertar a estas monedas de su letargo como tal.

Ahora lo más importante es reconocer que la denominación de bancos subterráneos no va a aparecer así como por así; y en ello, lo más crítico no es saber en dónde están los problemas para solucionarlos, sino saber una fórmula efectiva que permita que en el futuro estas cosas no se vuelvan a dar.

Por otra vía más o menos delicada, los bancos subterráneos hacen que los servicios en esta categoría no tengan la suficiente estimación como para seguir siendo buenos o determinantes en algunos casos estimados. Ya hay que también pensar en lo fuerte que puede resultar, por ejemplo, para un negociante avezado que no tiene la menor idea de cómo se está moviendo esta institucionalidad tan quebrantada y por lo tanto delicada en el momento.

Para más señas, en el futuro puede que los bancos subterráneos vayan emergiendo de la capa de irresponsabilidad que los caracterizó durante tanto tiempo, para ir formando un nuevo público que cada día está más necesitado de nuevos servicios y de nuevos valores bancarios.

Hay que esperar un tiempo prudencial para ello, y en esto no hay que olvidar que para el futuro no tiene que existir planes más sólidos o contundentes con lo cual no hay más posibilidades…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Lista de bancos en alerta se amplía con ICBC

En un artículo anterior de bancosfinanzas.com habíamos constatado una lista de bancos en alerta, misma que hace muy poco se...

Cerrar