Banca española pierde mucho por tarjetas falsas

Casi 200 millones de euros registró de pérdida la banca española por las tarjetas falsificadas, tras conocerse los resultados generales del desfalco que se acumuló durante la  temporada pasada. La falsificación de tarjetas de crédito y tarjetas débito es uno de los problemas más recurrentes a los que se enfrentan muchas organizaciones financieras de todos los países del mundo. A pesar de los intensos controles para detener o controlar la estafa, no parece haber aún soluciones efectivas. Los clientes también tienen que ser muy precavidos a la hora de escoger estos servicios.

De acuerdo a las cifras entregadas por Euromotor International y FICO, España es una de las naciones en los que en su territorio hay más predisposición a realizar fraudes de tarjetas. Pero, paradoja, las pérdidas en millones de euros no son tan altas como las que uno cabría esperar dentro del país hispánico. Si se toman los datos básicos de otros territorios incluidos dentro del estudio, en el Reino Unido por ejemplo se calcula que se pierde, sólo por el problema de las tarjetas fraudulentas, alrededor de 420 millones de euros.

La situación de las tarjetas falsas también se está volviendo insostenible en Alemania, donde el concepto de falta de rendimiento por la inclusión en el mercado de estos malos productos llega hasta los 142 millones de euros. En Francia, se registró una cifra impresionante de 315 millones de euros dejados de emitir por culpa de las tarjetas que no sirven para hacer negocios ni transacciones por su condición ilegal. Una medición de este estudio se basó, pues, en el dinero total perdido, y otro en el promedio de tarjetas malas que se usan de manera indiscriminada.

España encabeza esta última deshonrosa lista. La poca información que se presta alrededor del tema de las tarjetas; el engaño con lo relativo a los costos de muchos servicios; la ingenuidad de muchos clientes, y también, el poco efectivo control que toman las entidades oficiales administrativas, todos son caminos que desafortunadamente quienes producen estas tarjetas chafas siguen.

En el ranking del promedio de tarjetas de dudosa reputación, le siguen a España Suiza, Grecia, Noruega, Francia Y Reino Unido, de acuerdo al reporte entregado por Euromotor. De todas maneras, España tiene un interesante récord dentro de este tema escabroso: no se usan tarjetas de crédito o tarjetas débito falsificadas localmente, pues debido a los estrictos controles en este panorama no hay posibilidad de que se desarrolle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Lista de bancos en alerta se amplía con ICBC

En un artículo anterior de bancosfinanzas.com habíamos constatado una lista de bancos en alerta, misma que hace muy poco se...

Cerrar